Suscríbete al newsletter The NewNow

Y te mantendremos al tanto de los últimos artículos y noticias

Los campos marcados con * son obligatorios

Acelerando las pruebas de seguridad de vehículos autónomos

Los vehículos autónomos precisan de miles de kilómetros de pruebas para considerarse suficientemente seguros para poner en circulación. Ahora, investigadores de la Universidad de Michigan han ideado un nuevo test que reduciría casi en su totalidad ese tiempo de validación.

El proceso fue desarrollado a partir de datos de más de 25 millones de kilómetros de conducción en el mundo real y puede reducir el tiempo necesario para evaluar el manejo de situaciones potencialmente peligrosas en vehículos robotizados entre 300 y 100.000 veces, lo que equivale a ahorrar el 99,9 por ciento del tiempo de prueba y los costes.

El nuevo libro blanco publicado por MCity, una asociación pública-privada liderada por UM para acelerar los vehículos y tecnologías avanzadas de movilidad, describe el enfoque.

En esencia, el nuevo proceso de evaluación acelerada se basa en componentes que pueden ser probados o simulados en repetidas ocasiones, exponiendo a los vehículos automatizados a un conjunto condensado de las situaciones de conducción más exigentes. De esta manera, sólo 1.000 millas de las pruebas pueden producir el equivalente de 300.000 y 100 millones de millas de conducción del mundo real.

Aunque 100 millones de millas pueden sonar como una exageración, no es suficiente para los investigadores si desean obtener datos suficientes para certificar la seguridad de un vehículo sin conductor. Esto se debe a la infinidad de escenarios difíciles que necesitan para llegar a una tasa cero de siniestrabilidad. De hecho, un choque con resultado de muerte se produce sólo una vez en cada 100 millones de millas de conducción.

Para que los consumidores acepten vehículos sin conductor, los investigadores afirman que las pruebas tendrán que probar con la confianza del 80 por ciento, y ser un 90 por ciento más seguros que los conductores humanos.

Para llegar a ese nivel de confianza, los vehículos de prueba tendrían que ser utilizados en la configuración simulada o real durante 11 mil millones de millas . Pero tendrían que pasar casi una década de pruebas durante todo el día y la noche para llegar a 2 millones de millas en condiciones urbanas típicas.

Poner a prueba la prevención misma del accidente

Los vehículos totalmente automatizados requerirán un tipo muy diferente de la validación al de los maniquíes en los test de choque utilizados para los coches de hoy en día. Incluso las preguntas que los investigadores tienen que realizar son más complicadas.

En lugar de, “¿Qué ocurre en un accidente?” van a necesitar medir cómo pueden prevenir un suceda.

“Los métodos de ensayo para automóviles tradicionales son algo así como tener un médico que tome tasa de la presión arterial o el corazón de un paciente, mientras que las pruebas de los vehículos automatizados es más como darle a alguien un test de inteligencia”, dijo Ding Zhao, ayudante de investigación en el Departamento de Ingeniería Mecánica de la UM ingeniería y co-autor del nuevo libro blanco.

Para desarrollar el método acelerado de cuatro pasos, los investigadores de la UM analizaron los datos de 25,2 millones de millas de conducción del mundo real recogidos por dos proyectos del UM Transportation Research Institute. En ambos juntos participan cerca de 3.000 vehículos y voluntarios en el transcurso de dos años.

Fuente: Libro Blanco Solving the Challenge of Accelerating Automated Vehicle Testing