Suscríbete al newsletter The NewNow

Y te mantendremos al tanto de los últimos artículos y noticias

Los campos marcados con * son obligatorios

Big Data y Homeless: Buenas noticias

La aplicación de la información obtenida gracias al Big Data por las autoridades de la adminstración pública podría ayudar a resolver problemas importantes de la sociedad como el de qué hacer con los Homeless. Así parece demostrarlo un estudio de la Universidad de Nuevo México sobre el impacto económico que tiene facilitar vivienda a los sin hogar.

El estudio del Instituto de Investigación Social revela que en realidad es más rentable alojar a las personas sin hogar que dejarlos en las calles. El coste para la economía local es menor.

El estudio fue encargado por el Departamento de Servicios para la Familia y la Comunidad de Alburquerque (Nuevo México, USA) y es un análisis de costes y beneficios del programa para facilitar casas sociales a los sin techo para después proporcionarles los servicios necesarios. Es un modelo llamado “Primera Vivienda” y es una derivación de los programas federales de vivienda tradicionales que requieren de los candidatos tener empleo, no consumir alcohol o drogas y otros factores.

La UNM analizó 95 casos durante un periodo de entre dos y tres años con la idea de calcular cuánto costaba cada participante, a través del uso de varios servicios públicos y sociales, antes y después de participar en el programa.

Los participantes daban el consentimiento que permitía obtener información de la cárcel del condado, los hospitales, los servicios de ambulancia, los datos de la policía y el sheriff del condado y la información de todos los refugios que podrían haber estado. También podían obtener información de los centros de tratamiento de abuso de sustancias y cualquier otro lugar en que podría haber recibido servicios que cuestan dinero.

Invertir en vivienda para los homeless ahorra a largo plazo

En general, durante el período de estudio de dos a tres años, los participantes costaban alrededor de $ 1 millón menos que antes de entrar en el programa, más o menos un 15 por ciento de ahorro de costes. Por término medio, lo que equivale a unos $ 14.700 por persona el dinero ahorrado. Cuando ese promedio se aplica al número total de participantes elegibles en el programa, el estudio muestra que ofrecerles casa dio lugar a un ahorro en dos a tres años de casi $ 5 millones.

Por cada dólar gastado en el programa, hay un retorno de ahorro costo de alrededor de $ 1,78.

Lo que diferencia el estudio de la UNM de otros anteriores, según los expertos, es el BIG DATA, la amplitud de los datos recogidos durante el período de estudio. La gran mayoría de las investigaciones de coste-beneficio realizadas sobre la falta de vivienda hasta el momento sólo se centraba en los datos hospitalarios y de atención sanitaria mientras que este estudio se analiza esos factores, junto con la justicia penal, salud mental , programas sociales y mucho más.

La otra cara de la moneda, los ricos

Pero el empleo de Big Data para analizar la realidad de la economía de un país también tiene en cuenta la otra cara de la moneda, ese uno por ciento que disfruta, según los estudios tradicionales, de la mayor parte de la riqueza y que es señalada como fuente de desigualdades.

Según un nuevo estudio publicado en Business & Society por investigadores de la John Molson School of Business de la Universidad de Concordia, el número de millonarios podría ser mayor del que refleja la típica lista de Forbes. Los resultados, afirman los creadores del informe, reflejan que la mayor parte del dinero de estos millonarios procede de la propiedad y gestión de pequeñas y medianas empresas que son de gestión familiar.

En realidad, dicen, no se trata de un grupo tan pequeño sino que lo componen 1,6 millones de hogares con muy diversos niveles de riqueza.

De acuerdo con la encuesta de la Reserva Federal, el umbral para ser incluido dentro de este grupo de élite es de $ 8,5 millones en valor neto. En el punto medio, la riqueza familiar es de $ 29 millones, todavía una cantidad sustancial de capital, pero en absoluto cerca de las listas de multimillonarios.

Además, del análisis de los datos se muestra que los principales activos de tres cuartas partes de los más ricos del uno por ciento en realidad están atados en las empresas gestionadas por sus propietarios. Como resultado, su mayor activo es a menudo su negocio, que se invierte productivamente, proporciona puestos de trabajo, y estimula el crecimiento económico.

“La representación del uno por ciento de la posesión de yates de lujo y grandes casas tiende a distorsionar la realidad de uno por vida diaria centros,” asevera Nason, director del análisis “Nuestro estudio sugiere que la típica fortuna no acumula activos en monedas de oro, sino que invierte su riqueza en flotas de camiones, equipos de construcción o fábricas de tamaño medio.”

Los dos investigadores simpatizan plenamente con los que protestan contra las disparidades de riqueza y no buscan glorificar a los hogares ricos. Ellos creen, sin embargo, que el debate sobre las políticas de redistribución debe tener lugar con una mejor comprensión de quién es el uno por ciento más rico, algo que el presente estudio proporciona.
“La desigualdad y la búsqueda de una sociedad más justa, simplemente es uno de los problemas más críticos en la actualidad. Pero, los estereotipos sobre el uno por ciento hacen poco para abordar la cuestión, dice Carney.

Fuente: Universidad de Concordia.