Suscríbete al newsletter The NewNow

Y te mantendremos al tanto de los últimos artículos y noticias

Los campos marcados con * son obligatorios

Cómo crear un departamento de ideas que facilite la innovación en su empresa

Los retos y desafíos de los nuevos modelos de negocio, se basan en el análisis de grandes volúmenes de datos en tiempo real, la atención puesta en las experiencias de los clientes y la creación de entornos más colaborativos y horizontales en todas las empresas. Paralelamente a la conversión de las grandes estructuras monolíticas en organizaciones más diversas, deslocalizadas y que consideran a proveedores e incluso competencia como colaboradores necesarios de unos procesos en los que la automatización y la robótica, los servicios Machine To Machine y otros cambios en la fuerza laboral de las compañías, surge la necesidad de canalizar el potencial creativo de cada persona implicada en la marca para lograr el santo grial del management del siglo XXI: la innovación.

Independientemente de que las empresas cuenten con un departamento dedicado a I+D+i, los nuevos líderes han de ser capaces de crear grupos de trabajo compuestos por expertos de cada departamento que colaboren en la generación de esa Big Idea que les llevará al éxito, o a la solución de los pequeños problemas diarios de forma imaginativa.

Es más, involucrar a más personas en la tarea, evitará que muchas de las grandes ideas que surgen de los departamentos responsables, no se evaporen o se queden en el cajón, sin saber cómo ponerlas en marcha.

Como si se tratara de un partido de fútbol, la fórmula es soltar el balón, es decir la idea original, y dejar que todo el equipo lo haga rodar, aunque sea a patadas. La Innovación, como si fuera una sala de emergencias de un hospital o un equipo de bomberos, necesita de la labor especializada y coordinada de cada persona. Son expertos en sus áreas y cada uno sabe muy bien cuál es su papel. Lo importante para un ejecutivo responsable de innovación es saber identificar a los diferentes perfiles con los que debe contar según Mitch Ditkoff, del blog The Heart of Innovation:

  1. Un amigo de los debates, o Brainstorm Buddy, que ayude a desarrollar la idea original, haga comentarios, discuta, compare puntos de vista y te permita seguir jugando.
  2. Un Investigador, que te facilite datos, recursos, mejores prácticas, historiales…
  3. Un financiero, que baje a tierra los conceptos con presupuestos, previsiones y buscar la rentabilidad al modelo de negocio.
  4. Un experto en marketing para hacer vendible la idea, ya sea de la casa o externo.
  5. Un escritor, o lo que es lo mismo, alguien que plasme en informes, propuestas y resúmenes organizados toda la información que se irá acumulando.

Es llamativo que el autor no considere necesario que todos estos personajes sean personal propio de la empresa, ni siquiera proveedores pagados, sino que sería deseable invitar a personas externas, ajenas al negocio, a participar en el proceso creativo. Y precisamente, sobre el proceso, también se puede aprender a sacar más rendimiento a un brainstorming.

Para Richard Haasnoot, con experiencia en Procter & Gamble y profesor de la Arizona State University, lo importante para el éxito de un brainstorming es la cantidad de ideas generadas para inspirar y guiar el proceso. Con su equipo de expertos, desarrolló una metodología que obtuviera como mínimo doce propuestas por cada lluvia de ideas. Su método, llamado Quantum Idea Generation, parte de cuatro elementos fundamentales que se pueden aplicar de inmediato en sus procesos de innovación:

Diversidad: cada sesión creativa debe incluir diferentes fuentes de información, habilidades y experiencias. Aunque la especialización sea importante, pensar “out of the box” es difícil para quien está dentro de la caja. El nivel de la diversidad necesaria para un proyecto en particular depende de la importancia y el desafío de la necesidad de la innovación.

Estímulo: El método probado por los investigadores en Eureka Ranch utiliza cinco tipos diferentes de estímulo como iniciador de la creación de ideas. El estímulo adecuado obtiene resultados inmediatamente nunca imaginados antes de la sesión por los participantes .

Ambas partes del cerebro: En términos generales, todo el mundo puede ser igual de creativo, aunque está bien documentado que cada persona utiliza la parte izquierda o derecha del cerebro de forma diferente. Se pueden estimular ambas partes para que potencien la creatividad en conjunto.

Divertirse y eliminar el miedo: nada mata la creatividad más rápido que el temor en un grupo. Hay tres fuentes básicas de miedo a eliminar de una sesión. Al mismo tiempo, de manera proactiva, inyectamos altos niveles de energía positiva y diversión en el proceso creativo.