Suscríbete al newsletter The NewNow

Y te mantendremos al tanto de los últimos artículos y noticias

Los campos marcados con * son obligatorios

Investigando el comportamiento de los peatones con VR y AR a través de edificios virtuales

La Realidad Virtual y Aumentada puede ayudar a explicar el comportamiento de los peatones. Una investigación universitaria lo consigue a través de un complejo edificio virtual, una réplica exacta del edificio de la facultad, donde se invitó a personas reales a explorarlo y evacuarlo. ¿Cómo encontraron el camino?

En la Universidad Tecnológica de Delft, la doctora Yan Feng está investigando cómo puede ayudar a explicar el comportamiento de los peatones. Feng está fascinada por la forma en que los peatones pasan de A a B, y lo que motiva sus elecciones en el camino y se pregunta, “¿En qué información confían los peatones? ¿Son algunos marcadores más importantes que otros? ¿Cómo escanea la gente su entorno? Ese es el tipo de conocimiento que proporcionará una idea del comportamiento de los peatones«.

El uso de la Realidad Virtual (VR) y la Realidad Aumentada (AR) para fines de investigación aún es relativamente nuevo.

Para Feng, estas tecnologías ofrecen la oportunidad de simular situaciones de la vida real, incluidas las que son potencialmente peligrosas. Al mismo tiempo, su investigación mostrará hasta qué punto las VR y AR pueden usarse para estudiar el comportamiento de los peatones.

El experimento de realidad virtual con peatones

La doctora Feng encontró a unos 150 voluntarios para navegar en el edificio virtual de CEG y estudiar el comportamiento de los peatones en edificios de varios pisos.

«Queremos entender cómo los peatones interactúan con el medio ambiente y por qué eligen ciertas rutas y salidas«.

Los participantes recorrieron la versión virtual, tanto con gafas de realidad virtual como por computadora. Algunos de los participantes estaban familiarizados con el edificio, otros tuvieron que encontrar su camino sin ningún conocimiento sobre su diseño. En una etapa posterior del experimento, Feng reclutará a otro grupo para realizar un experimento similar en el edificio físico. «Esto nos dirá si la realidad virtual proporciona o no una imagen realista del comportamiento de los peatones en situaciones de la vida real”.

Los participantes pasaron unos veinte minutos en el edificio virtual. En ese tiempo visitaron diferentes pisos para ubicar ciertas habitaciones.

Feng: «Agregué ciertos elementos, como un contenedor de basura en un corredor, para ver cómo podía influir en la ruta que la gente había elegido«. Después de haber concluido tres tareas, se les dijo a los participantes que evacuaran el edificio. “Hubo una evacuación que les obligó a encontrar la salida lo más rápido posible. No les dije acerca de la evacuación por adelantado, por lo que no pudieron prepararse para ella«.

Estrés y pánico

Aunque la situación en la que se encontraron los participantes no era real, algunos de los ellos mostraron signos de estrés. Según Feng, “algunas personas entraron en pánico y comenzaron a maldecir. Una de las participantes se asustó un poco porque había estado en un terremoto real en su país. Sentir pánico no es muy agradable para los participantes, pero muestra lo realista e inmersivo que puede ser el entorno virtual. Es interesante constatar, por ejemplo, que algunas personas verifican de inmediato la ubicación de las señales de salida cuando se les notifica que evacuan el edificio virtual. Evidentemente, eso es algo que harían en un edificio real«.

Imagen: TU Delft

Pantalla y gafas VR

Feng notó que las personas que navegaban por el edificio desde detrás de una pantalla de ordenador tenían muchas menos probabilidades de estresarse cuando se enfrentaban a un peligro. “No usaban gafas, por lo que eran más conscientes de que estaban sentados en el entorno de la vida real. Participar en el experimento a través de una pantalla de escritorio es más parecido a jugar con un juego de ordenador. Con las gafas de realidad virtual te sientes realmente en medio de una situación«.

Hablar con los participantes

Feng observó todas las acciones que los participantes realizaron mientras llevaban a cabo sus tareas. “Todos los datos se almacenan automáticamente. Algunas veces tomé nota de cómo reaccionaron los participantes o la manera diferente de comportarse entre los que estaban de una pantalla y aquellos que usaban gafas de realidad virtual. Las personas con gafas de realidad virtual, por ejemplo, tienden a moverse y explorar más con su cuerpo a medida que avanza el experimento. También les pregunté cómo se sentían al final del experimento. Solo dos personas, que nunca habían usado gafas de realidad virtual, sintieron un poco de náuseas«.

Aprendiendo a crear entornos virtuales

Crear la versión digital de los distintos pisos fue un trabajo enorme, dice Feng. “No tenía experiencia en programación de juegos y no sabía nada de arquitectura. Afortunadamente, la Universidad de Delft tiene la Zona VR, que atesora mucha experiencia en el uso de VR y AR para diversos temas. Los colegas de la Zona VR me ayudaron mucho con el desarrollo de los modelos 3D y escribieron los scripts de recopilación de datos. Además de esto, también vi muchos videos de instrucciones en YouTube. Aunque había caminado muchas veces por el edificio de la facultad, aún tenía que regresar constantemente para verificar cosas como el color de las puertas, el ancho del pasillo y los detalles de las paredes. Al final me llevó cinco meses desarrollar un entorno de realidad virtual realista«.

Experimento de validación futura

Ahora que se ha llevado a cabo la parte de realidad virtual de la investigación de Feng, puede pasar a la siguiente fase. Unos cuarenta participantes estarán caminando en el edificio real de CIG. “Si resulta que los datos y las experiencias de los experimentos de la vida real y virtual coinciden significativamente, la realidad virtual podría desempeñar un papel importante en futuras investigaciones sobre el comportamiento de los peatones. La gran ventaja de los experimentos de realidad virtual es que son más baratos que los de la vida real y que es fácil crear diferentes situaciones y agregarles nuevos elementos«.

* Es importante tener en cuenta que Feng estableció un protocolo en colaboración con el Comité de Ética de Investigación Humana para garantizar el bienestar mental y físico de todos los participantes.

Fuente: TUDelft