Suscríbete al newsletter The NewNow

Y te mantendremos al tanto de los últimos artículos y noticias

Los campos marcados con * son obligatorios

Gobierno abierto y transparencia: El papel de la digitalización en la relación con el ciudadano

A nivel interno, la interoperabilidad entre las administraciones es uno de los retos más ambiciosos y complejos a los que se enfrenta el sector público: el Gobierno Abierto. Es decir, compartir datos y agilizar los trámites y gestiones para ganar en eficacia y optimizar los recursos.

Pero si de puertas hacia adentro el reto es mayúsculo, no lo es menos en su relación con el exterior, esto es, con el ciudadano. Desde ayuntamientos y diputaciones hasta organismos nacionales como Hacienda, la Seguridad Social o la DGT, todos se están sirviendo de la digitalización para mejorar su relación y comunicación con el ciudadano.

Un objetivo soportado en dos pilares fundamentales, la transparencia y el gobierno abierto, una forma de reforzar los vínculos entre gobernantes y ciudadanos y de establecer cauces de diálogo que permitan a los segundos ser y sentirse más partícipes de las políticas públicas.

La transparencia como antídoto contra la desconfianza

España ha apostado por la transparencia a nivel legislativo, pero también práctico: desde el año 2011 forma parte de la Alianza para el Gobierno Abierto (Open Government Partnership), e incluso dispone de un portal dedicado a éste que, entre otras funcionalidades, cuenta con un mapa interactivo “OpenGov” que incluye las iniciativas desarrolladas por la Administración en todos sus niveles: local, autonómico, estatal y universidades.

En su camino para garantizar esta transparencia, las entidades públicas han encontrado en la digitalización el aliado perfecto para asegurar la democratización del acceso a la información por parte de los ciudadanos.

Gracias a las nuevas tecnologías, son muchas las iniciativas de todo tipo que administraciones de todos los tamaños han impulsado para potenciar la participación ciudadana y la transparencia. Analizamos algunas de las más destacadas, ya sea por su carácter disruptivo o por la utilidad para el ciudadano:

1. Zaragoza: Open Data para la escucha activa de los ciudadanos

La capital aragonesa es considerada como una de las ciudades españolas más transparentes, entre otras iniciativas por su defensa y utilización del Open Data. En la práctica, esto supone compartir con ciudadanos y empresas datos como el gasto energético, información sobre el uso de la Sanidad Pública, precios de los locales comerciales o el destino de los impuestos, por ejemplo. De esta forma, los ciudadanos se convierten también en auditores públicos que, además, pueden utilizar estos datos abiertos para su conocimiento o proyectos. Estos ya han recogido el guante de la corporación y han creado un observatorio municipal.

En concreto, el Ayuntamiento de Zaragoza ha habilitado una completa web en la que pone a disposición de ciudadanos y empresas conjuntos de datos sobre urbanismo (mapas de ruido, clavos topográficos, proximidad de equipamientos, etc.), economía y demografía (renta media, ayudas y subvenciones, callejero fiscal, etc.), servicios (bus y tranvía, bicicleta pública) o Gobierno Abierto (ejecución presupuestaria, censos de asociaciones, etc.), entre otros.

Además, contiene un directorio de aplicaciones que utilizan estos datos y una sección con documentación para su uso.

2. Publicación de las agendas de los cargos públicos

La digitalización es sin lugar a duda un cooperador necesario en materia de transparencia. Hasta hace relativamente poco tiempo, hubiese sido impensable que un regidor comparta su agenda diaria con todos los habitantes de una ciudad, una manera eficaz de conocer qué tiempo dedican los representantes escogidos por los ciudadanos a cada materia.

Por ejemplo, ahora mismo, cualquier ciudadano, no solo de Madrid, sino de cualquier parte del mundo, puede acceder a la agenda de la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena, y conocer en qué reuniones va a intervenir o quiénes asistirán a las mismas.

El de Madrid no es un caso aislado. De hecho, son cada vez más las ciudades o administraciones que hacen públicas las agendas de sus máximos responsables, entre ellas Málaga, Valladolid, A Coruña, Las Palmas o el Concello de Vigo.

3. Cáceres, en el móvil de ciudadanos y visitantes

Otra acción de datos abiertos con un componente innegablemente digital es la llevada a cabo por el Ayuntamiento de Cáceres. El consistorio extremeño ha creado una aplicación que ofrece la información completa del municipio en diferentes ejes: callejero, movilidad urbana, plan general municipal, archivo histórico y patrimonio, etc. Todo, a partir de datos públicos que el ayuntamiento comparte con los ciudadanos.

Así, habitantes y visitantes pueden acceder a toda la información educativa, turística, sanitaria, urbana, cultural o mediambiental; activando y desactivando capas según sus necesidades o visionando diferentes tipos de mapas, incluso en 3D.

SIG Cáceres
La app está en permanente actualización por el Sistema de Información Geográfica (SIG) de Cáceres.

4. Presupuestos abiertos en Murcia

Uno de los asuntos que más preocupan a los ciudadanos es la gestión de los fondos municipales, autonómicos y estatales. En otras palabras, dónde va el dinero.

La Región de Murcia ha creado el portal Presupuestos Municipales Abiertos, donde los ayuntamientos muestran, de manera sencilla y gráfica, los ingresos y los gastos de cada corporación.

Gráfico de los presupuestos de Murcia

Basta con seleccionar un municipio y el ciudadano accede a una visión global de los ingresos y gastos o a las partidas dedicadas a cada política (bienestar, servicios sociales, deuda pública, etc.), además de su estado actual y su evolución en los últimos años.

Open Data gastos Lorca

5. Barcelona: visualización de datos para ser una Smart City

El Ayuntamiento de Barcelona cuenta con uno de los portales de Open Data pioneros en España, con más de 450 datasets a disposición de los ciudadanos: desde puntos de anclaje de bicicletas a la relación de contratistas de las entidades municipales, pasando por los accidentes gestionados por la Guardia Urbana, la estructura de los domicilios en la ciudad, el paro por barrios o todas las quejas y sugerencias recibidas por la corporación, entre otros.

Además, Barcelona potencia el gobierno abierto y la utilización y reutilización de los datos para el bien común con iniciativas como el World Data Viz Challenge 2018, un reto para que los ciudadanos contribuyan a mejorar ciertos aspectos de la ciudad utilizando la visualización de datos y en colaboración con la ciudad japonesa de Kobe, hermanada con la Ciudad Condal.

Los participantes deben crear visualizaciones de datos a partir de los datasets de Barcelona y proyectar cómo serán las ciudades inteligentes en el futuro. Los ganadores presentaron sus proyectos en el Smart City Expo World Congress 2018. Se trata, en definitiva, de una iniciativa para que el dataviz y la información pública sean útiles en la elaboración de políticas públicas.

Estas son solo algunas de las ideas o propuestas que ciudades y administraciones de todos los tamaños están desarrollando en pos de la transparencia y la participación en España, si bien cada día son más las entidades que se suman a esta nueva manera de comunicarse con el ciudadano.