Suscríbete al newsletter The NewNow

Y te mantendremos al tanto de los últimos artículos y noticias

Los campos marcados con * son obligatorios

Perspectivas de futuro ante las Smart Cities

Poco a poco la digitalización de las ciudades y los servicios públicos y privados están convirtiendo nuestras ciudades en un escenario cambiante lleno de desafíos. En muchos lugares las Smart Cities son una realidad y se espera una rápida aceleración de la transformación de nuestras vidas provocada por la tecnología. La pregunta que muchos planificadores se hacen es si estamos preparados para ese futuro inmediato.

Crecimiento urbano y automatización

Una ciudad completamente digitalizada impulsará el teletrabajo, lo que repercutirá en la actividad y población de los entornos urbanos. La no necesidad de desplazarse a suburbios industriales o el Down Town, repercutiría en el tráfico local y con ello en la huella de carbono reduciendo las emisiones. Igualmente lo haría la flota de vehículos autónomos y en régimen de sharing.

Según predicciones de las Naciones Unidas la proporción de la población mundial que vive en las ciudades se espera que crezca del 54 al 66 por ciento para el 2050, agregando otros 2.5 mil millones a las áreas urbanas. Debemos prepararnos creando comunidades sostenibles de alta calidad a través del uso inteligente de la tecnología.
En este sentido la automatización también puede repercutir en un mayor tiempo libre para disfrutar en ocio y otras actividades en esas ciudades. Las predicciones de AT & T para la automatización, el crecimiento y el cambio son asombrosas. Las tareas realizadas por los bots crecieron un 200 por ciento durante el año pasado y se espera que tripliquen este año.

Esto podría repercutir en las ciudades que son creadores de empleo, pero los bots también podrían mejorar la calidad de vida, actuando como asistentes personales robot .

Ciudades y personas conectadas permanentemente a IoT

El informe de movilidad 2017 de Ericsson estima que en los próximos cinco años, se agregarán más de un millón de nuevos suscriptores de banda ancha móvil por día en todo el mundo. Más personas tienen múltiples suscripciones de teléfonos móviles, y más elegirán móviles en lugar de convencionales con cable, teléfonos fijos. La demanda de computadoras de escritorio es ahora plana en contraste con la creciente demanda de tabletas, laptops, drones, smartphones y otros dispositivos móviles, haciendo que las suscripciones a Internet de banda ancha aumenten exponencialmente. Esto podría agotar nuestra infraestructura de banda ancha a medida que expandamos la Internet de las Cosas, en la que cada objeto tiene un chip inalámbrico que lo conecta con todo lo demás.

El número de objetos conectados -incluyendo sensores en automóviles, aparatos portátiles, lectores de medidores de electricidad y gas en los hogares, terminales de punto de venta en las empresas y drones- creció un 31% entre 2016 y 2017, a 8.400 millones de dispositivos, según Gartner. Y el número de dispositivos se prevé que crezca a 81 mil millones en 2025 , según la investigación de IDC.

Con Internet de las Cosas la demanda de sensores en lugares fijos incluyendo nuestros hogares (cámaras de seguridad y sensores de movimiento, refrigeradores inteligentes, lectores de contadores, etc.) continúa aumentando. Ahorran dinero y mano de obra, y hacen nuestra vida más fácil y más segura.

Ese volumen de dispositivos nos dará una gran cantidad de datos para analizar, lo que requiere políticas mejoradas de seguridad y privacidad ya que los sensores móviles monitorean nuestros espacios y cuerpos personales para nuestras actividades y cuidado de la salud .

Medidas a tener en cuenta ante las Smart Cities

Los gobiernos deben desarrollar políticas de planificación para desarrollar nuevos emprendimientos empresariales, infraestructuras y ayudar a sus ciudadanos a adaptarse a los cambios, asegurando además la gestión sostenible de las ciudades. Y esto no es sólo una responsabilidad de un gobierno, requiere un liderazgo en todos los niveles que de manera colaborativa planee un uso eficiente, efectivo y seguro de sistemas automatizados tales como inteligencia artificial , Internet de Cosas, coches sin conductor y más.

Por ejemplo, al menos 33 estados de los Estados Unidos han aprobado o están considerando la legislación de vehículos sin conductor, y Michigan tuvo su primera entrega de pizza sin conductor en una asociación público-privada con MCity.

En Europa, Eindhoven ya tiene autobuses sin conductor, y el transporte por flotas de camiones será uno de los primeros en utilizar la tecnología. Algunas tecnologías y aplicaciones evolucionarán por sí solas, como lo hizo Uber, pero otros necesitarán una planificación y acción concertadas para florecer.

NYC311, la propuesta de New York como ejemplo

El programa 311 de la Ciudad de Nueva York es un gran ejemplo de como un programa Smart City proporciona beneficios significativos al dar a sus usuarios lo que realmente necesitan y desean. Con más de 350.000 empleados y 120 agencias, la ciudad de Nueva York ofrece cerca de 4.000 servicios diferentes a los 8,3 millones de habitantes de la ciudad. Para mantenerse conectados en “la ciudad que nunca duerme”, los residentes necesitan un acceso eficiente, 24/7 a una amplia gama de servicios al cliente, y ahí es donde llega NYC 311.

La solución 311 integrada proporciona un punto de entrada único al gobierno de la ciudad para todos los residentes, visitantes y negocios.

Entre los muchos beneficios para los ciudadanos: el 85 por ciento de las llamadas se responden en 30 segundos o menos, con una velocidad de respuesta promedio de 30 segundos.

Además, el 85 por ciento de 311 clientes tienen su consulta resuelta durante su llamada inicial. NYC 311 también ha reducido la carga en el sistema de llamada de emergencia de la ciudad 911; eliminado la duplicación de servicios (anteriormente varias agencias realizaban las mismas tareas o tareas similares); permitió a la ciudad identificar las áreas más grandes de la necesidad y dirigir eficientemente y con eficacia recursos a esas áreas; y permitió a las agencias concentrarse en su misión, más que en la toma de llamadas.

El programa DataBridge, por ejemplo, integró datos de ciudades de una amplia gama de fuentes en una única plataforma analítica. La observación de datos desde múltiples ángulos está conduciendo a más operaciones orientadas a la comprensión y ofreciendo mejoras entre los departamentos de la ciudad. Uno ha sido un aumento de cinco veces en el “índice de éxito” de inspección de los edificios de Nueva York tan peligroso que deben ser desocupados, aumentando el retorno de la inversión y haciendo la ciudad más segura.

Las ciudades inteligentes, por lo tanto, deben comenzar con las necesidades de sus habitantes, no con la tecnología; deben construir nuevos servicios a través del diseño centrado en el ser humano, poniendo a la gente en primer lugar.

Las ciudades necesitan aprender y trabajar entre sí y con la industria tecnológica para liderar la próxima generación de iniciativas que impulsarán los mayores beneficios para todos.

Todo el mundo quiere ver resultados reales, como sistemas de transporte más eficientes, reducción de las facturas de agua y energía, y edificios más habitables. Y la mayoría de las personas no se preocupan por la tecnología de hacer esos beneficios posibles. Cada vez más, las expectativas de la gente son para la funcionalidad simple, e idealmente tienen una experiencia excelente a lo largo del camino.