Suscríbete al newsletter The NewNow

Y te mantendremos al tanto de los últimos artículos y noticias

Los campos marcados con * son obligatorios

Robots en la educación de los niños

Los robots pueden desempeñar un papel importante en la educación de los jóvenes, pero nunca reemplazarán completamente a los docentes, sugiere un nuevo estudio publicado por la Universidad de Plymouth en Science Robotics.

Los autores del estudio cree que los robots sociales están demostrando ser efectivos en la enseñanza de ciertos temas específicos, como el vocabulario o los números primos.

Pero las limitaciones técnicas actuales, particularmente en torno al reconocimiento del habla y la capacidad de interacción social, significan que su papel se limitará en gran parte al de los asistentes de docencia o tutores, al menos en el futuro previsible.
El estudio fue dirigido por el profesor de robótica Tony Belpaeme, de la Universidad de Plymouth y la Universidad de Ghent, que ha trabajado en el campo de la robótica social durante aproximadamente dos décadas.

Robots en la educación y enseñanza de todas las materias

“En los últimos años, los científicos han comenzado a construir robots para el aula, no los kits de robots utilizados para aprender tecnología y matemática, sino robots sociales que realmente pueden enseñar. Esto se debe a las presiones sobre los presupuestos de enseñanza, que han llevado a una búsqueda de soluciones tecnológicas” —explica Belpaeme—. “En el sentido más amplio, los robots sociales tienen el potencial de formar parte de la infraestructura educativa, como papel, pizarras y tabletas de computadoras. Pero un robot social tiene el potencial de apoyar y desafiar a los estudiantes de maneras no disponibles en los recursos educativos actuales limitados”.

“Los robots pueden liberar un tiempo precioso para los profesores, lo que permite al profesor centrarse en lo que las personas aún hacen mejor: proporcionar una experiencia educativa integral, empática y gratificante “.

El estudio actual, compilado junto con académicos de la Universidad de Yale y la Universidad de Tsukuba, incluyó una revisión de más de 100 artículos publicados, que han demostrado que los robots son efectivos para aumentar los resultados, en gran parte debido a su presencia física.

Uno de los robots utilizados en el programa Robo21c de la Universidad de Plymouth, que tiene como objetivo complementar el plan de estudios de la escuela mediante el desarrollo de las habilidades de los profesores y la comprensión de la robótica y la programación. Crédito: Universidad de Plymouth

Sin embargo, también exploró en detalle algunas de las limitaciones técnicas que destacan que el reconocimiento de voz, por ejemplo, todavía no es lo suficientemente robusto como para permitir que el robot comprenda las expresiones verbales de los niños pequeños.

Más información: T. Belpaeme en la Universidad de Ghent en Gante, Bélgica el al., “Robots sociales para la educación: una revisión”: Science Robotics (2018).

Los robots tienen poder para influir significativamente en las opiniones de los niños

Anteriormente, la Universidad de Plymouth, comparó cómo los adultos y los niños responden a una tarea idéntica cuando están en presencia de sus pares y robots humanoides. La conclusión que obtuvieron fue que los niños pequeños son significativamente más propensos que los adultos a tener sus opiniones y decisiones influenciadas por los robots, según una nueva investigación.

El estudio mostró que mientras que los adultos regularmente tienen sus opiniones influenciadas por sus compañeros, algo que también se demostró en estudios previos, son en gran medida capaces de resistirse a ser persuadidos por los robots.

Sin embargo, los niños de entre siete y nueve años tenían más probabilidades de dar las mismas respuestas que los robots, incluso si eran obviamente incorrectos.

Los niños de entre siete y nueve años tenían más probabilidades de dar las mismas respuestas que los robots, incluso si eran obviamente incorrectos. Crédito: Universidad de Plymouth

El estudio utilizó el paradigma de Asch, desarrollado por primera vez en la década de 1950, que le pide a la gente que mire una pantalla que muestra cuatro líneas y que diga cuáles coinciden en longitud. Cuando están solos, la gente casi nunca comete un error, pero cuando hacen el experimento con otros, tienden a seguir lo que otros dicen.
Cuando los niños estaban solos en la habitación en esta investigación, obtuvieron un puntaje del 87% en la prueba, pero cuando los robots se unen en su puntaje cae al 75%. Y de las respuestas incorrectas, el 74% coincidió con las del robot.

La configuración experimental de los participantes que completan la tarea visual (identificando si una determinada línea es de diferente altura que una línea de referencia). Crédito: Vollmer et al., Sci. Robot . 3, eaat7111 (2018)

“Lo que muestran nuestros resultados es que los adultos no se conforman con lo que dicen los robots. Pero cuando hicimos el experimento con niños, lo hicieron. Muestra que los niños quizás pueden tener más afinidad con los robots que los adultos, lo que sí plantea la pregunta : ¿qué pasaría si los robots sugirieran, por ejemplo, qué productos comprar o qué pensar?

La configuración experimental de los participantes que completan la tarea visual (identificando si una determinada línea es de diferente altura que una línea de referencia). Crédito: Vollmer et al., Sci. Robot . 3, eaat7111 (2018)

Más información: A.-L. Vollmer en la Universidad de Bielefeld en Bielefeld, Alemania el al., “Los niños se conforman, los adultos se resisten: la presión de grupo inducida por el grupo de robots sobre la conformidad normativa social”: Science Robotics (2018).

Fuente: Universidad de Plymouth