Suscríbete al newsletter The NewNow

Y te mantendremos al tanto de los últimos artículos y noticias

Los campos marcados con * son obligatorios

Tecnología para leer la mente con Aprendizaje Automático

Una tecnología capaz de leer la mente tendría utilidad en la creación de dispositivos que pudieran entender a niños y adultos incapaces de hablar por diversas patologías o circunstancias. Esta posibilidad se acerca a la realidad gracias a los desarrollos de Darwin Ecosystem, con sede en Dallas.

La compañía utiliza el Aprendizaje Automático para predecir las tendencias en los mercados financieros, analizar ensayos para las academias de policía para determinar si los alumnos serían una buena opción y trabajar con los departamentos de recursos humanos para identificar los rasgos de los mejores empleados. Ahora, la compañía de inteligencia artificial está trabajando en su proyecto más ambicioso hasta la fecha: desarrollar un sistema que rastree las ondas cerebrales, reconozca los patrones e interprete las intenciones detrás de ellos.

Podría desbloquear la comunicación para adultos y niños que no pueden hablar

Las familias y las personas que se acercan a él lo han abordado con diferentes condiciones médicas que limitan su capacidad para hablar. Algunos tienen enfermedades degenerativas, como la enfermedad de Lou Gehrig, y desean entrenar el sistema para que pueda hablar por ellos cuando ya no pueden hacerlo. También ha hablado con un programa de terapia ecuestre que atiende a personas con discapacidades, algunas de las cuales son no verbales, que desean una manera mejor de entender a sus participantes.

Un equipo dirigido por Thierry Hubert, está probando la tecnología con una mujer tetrapléjica en Ontario que padece un raro trastorno neurológico.

Planea comercializar aspectos del sistema, como su casco inalámbrico y sensores de lectura de ondas cerebrales, para fines de 2018.

Código abierto y precios accesibles en hardware

Hubert dijo que su enfoque principal es llegar a tantas personas como sea posible, para que pueda reunir más datos y comprender mejor los patrones en el cerebro. Considera el proyecto como la unidad de investigación y desarrollo de su compañía, un desafío que lo mantendrá a la vanguardia.

El sistema que Darwin Ecosystem está desarrollando es de código abierto y la aplicación móvil que forma parte de él será gratuita. Darwin Ecosystem ha colaborado con socios, incluidos IBM y Tanmay Bakshi, un adolescente canadiense que es un prodigio de la inteligencia artificial.

Hubert, director ejecutivo de Darwin Ecosystem, informó que cada casco cuesta alrededor de $ 850, pero que le gustaría bajar el costo a $ 250 o $ 350 cuando se lleve al mercado.

El proyecto aún se encuentra en sus primeras fases, pero fue reconocido esta primavera en South by Southwest. La compañía, que tiene unos 15 empleados, fue finalista en los Premios de Innovación Interactivos de la conferencia tecnológica de Austin por su trabajo en inteligencia artificial y aprendizaje automático.

Cascos inalámbricos EEG

Así es como funciona el sistema: la persona que no puede comunicarse usa un casco inalámbrico que es un dispositivo de electroencefalografía (o EEG). El dispositivo realiza un seguimiento de los patrones cerebrales por períodos de tiempo. Un intérprete íntimo ayuda a detectar las expresiones, los movimientos y las señales sociales del individuo y coloca sus observaciones en una aplicación móvil para ayudar a dar significado a los patrones de ondas cerebrales. El casco inalámbrico transmite los datos, que se juntan en un archivo.

El software ayuda a detectar patrones para comenzar a predecir el pensamiento de la persona o, eventualmente, a hablar en nombre de él o ella. Una matriz visual se ilumina en diferentes colores para reflejar la actividad cerebral de vuelta al individuo.

Una solución surgida de una necesidad

El proyecto comenzó con un tweet para un extraño. Un amigo de Terri Mitchell, la madre de la joven en Ontario, tuiteó a un empleado de IBM. Ella preguntó si los avances tecnológicos podrían ayudar a la hija de Mitchell, Brittany Horton, a hablar. El empleado de IBM la conectó con Darwin Ecosystem, que comenzó su investigación.
Horton tiene el síndrome de Rett, que afecta el desarrollo cerebral de las mujeres y puede afectar la capacidad de hablar y moverse.

Darwin Ecosystem ha trabajado con la madre y la hija para probar la tecnología y prepararla para que llegue a más personas.

Mitchell usa las expresiones faciales y los ruidos de su hija para leer sus pensamientos. Ella puede decir por los movimientos oculares de su hija si quiere que sus padres cambien el canal de televisión o si la agita si quiere una manta. Mitchell registra las reacciones de su hija en la aplicación, lo que las relaciona con la actividad cerebral en esos momentos para ayudar a establecer un patrón.

Hubert dijo que le gustaría ver a Horton menos aislada y dependiente de cuidadores que hablen por ella: “Si ella está en una habitación y se siente incómoda, quiere algo, no quiere algo, tiene una preferencia, esto le permitiría comunicarselo a cualquiera”, dijo. “Esa sería mi definición de éxito: si mamá se va, se la puede escuchar”.
Mitchell dijo que está animada por el trabajo de Darwin Ecosystem, incluso si todavía está en las primeras etapas. “Si no puede ayudar a mi hija, ayudará a alguien”, dijo.

Añadió que es frustrante ver a su hija y muchas otras personas incapaces de compartir lo que piensan o sienten con sus médicos, familiares o amigos. “Se puede ver en sus ojos que tienen más para comunicarse, pero no pueden”, dijo.

Ross Power, el director de innovación de la compañía, reveló que está inspirado por lo que aprendió cuando trabajaba en un centro de rehabilitación con adolescentes hace años. Recuerda lo difícil que fue comunicarse con los jóvenes, muchos de los cuales tenían casi su misma edad.

Fuente: Dallas News