Suscríbete al newsletter The NewNow

Y te mantendremos al tanto de los últimos artículos y noticias

Los campos marcados con * son obligatorios

Digital Work Space, el trabajo del mañana

Gracias al Digital Work Space, las personas seguirán siendo parte integral de las operaciones empresariales conviviendo con la automatización y la IA en el lugar de trabajo. Así, la digitalización, el cambio demográfico y la evolución de los valores sociales, hará que la mano de obra típica de 2025 tenga claras diferencias con las de hoy. Empezando por el lugar mismo en el que desarrollarlo.

Con la digitalización, el trabajo ya no está asociado a un lugar o ubicación física, ni a tiempos estrictamente definidos del día; cada vez más se trata de una actividad que se puede realizar desde cualquier lugar, dispositivo y momento. Es lo que conocemos como Digital Work Place. Según un whitepaper publicado por IDC, El Puesto de Trabajo Digital, en este escenario la tecnología facilita la colaboración y la cultura empresarial asume los cambios de las maneras de trabajar, más horizontal, dinámico, sin fronteras y orientado a tareas online.

Así, el 45% de los CIOs españoles entrevistados por IDC, dice que los servicios relacionados con el puesto de trabajo y movilidad son la principal prioridad de inversión.

El puesto de trabajo ha pasado de ser un commodity a ser algo diferenciador, no sólo en el desempeño de la empresa, sino también a la hora de atraer talento.

El deseo de desarrollar habilidades continuamente también estará influenciado por las presiones del desarrollo tecnológico. La automatización y la inteligencia artificial se volverán cada vez más comunes en el lugar de trabajo, reemplazando en ocasiones al personal humano. Como resultado, los trabajadores tendrán que ser más ágiles y adaptables en sus carreras para seguir siendo relevantes y útiles.

Estas son las seis características definitorias de la fuerza de trabajo futura:

1. El crowdsourcing interno

La colaboración entre departamentos y stakeholders reemplazará a gran parte del outsourcing.
La fuerza laboral futura estará más descentralizada y distribuida globalmente que nunca. No obstante, a través del uso de herramientas digitales, como comunicaciones unificadas, todos los usuarios finales de una organización estarán disponibles para contribuir y ofrecer su experiencia en un proyecto en tiempo real.

2. La colaboración abierta

Con una mayor capacidad para comunicarse en toda la organización global, la fuerza de trabajo 2025 promoverá una cultura de intercambio abierto y colaboración entre colegas que beneficiará a todos. Un mejor diálogo dentro de la fuerza laboral verá los problemas resueltos mucho más rápido, y los problemas que se crean directamente por la falta de comunicación tendrán un impacto menor.

3. Totalmente flexible y receptivo

El trabajo en 2025 será completamente flexible gracias a las tecnologías digitales. Las personas cumplirán sus roles desde cualquier lugar y en cualquier momento. Conectando desde dispositivos personales y de organización, la fuerza de trabajo futura podrá reaccionar instantáneamente ante nuevas oportunidades y circunstancias imprevistas.

El trabajo flexible se verá como algo esencial, no como un beneficio, y será un factor determinante cuando las personas evalúen a los empleadores potenciales.

4. Integración cultural y generacional

Hoy hay cinco generaciones en el lugar de trabajo. Para el año 2025, será imperativo que las empresas administren de manera efectiva las diferencias derivadas de esta diversidad generacional. Así, la fuerza de trabajo se volverá similarmente diversa y se construirá en torno a una mentalidad global: conciencia intercultural y respeto por las diferencias que existen entre las religiones y las nacionalidades.

5. Valores individuales Vs. colectivos

Impulsada por la influencia de las redes sociales y la marca personal, la fuerza de trabajo 2025 consistirá en individuos con su propio camino elegido, en lugar de la ruta elegida por su empleador. Acuñada como la “carrera proteica”, la vida profesional del futuro trabajador se gestionará, definirá y evaluará desde su propia perspectiva subjetiva.

La autorrealización y los factores psicológicos que son únicos para el individuo se convertirán en las últimas medidas de éxito, en lugar de medidas externas como el salario o las promociones. Las empresas tendrán que priorizar el trabajo significativo para satisfacer y retener a su personal.

6. Aprendizaje continuo

Los trabajadores del futuro próximo encontrarán satisfacción a través de la superación personal, aprendiendo y desarrollando nuevas habilidades. Las carreras verticales y únicas basadas en una sola disciplina serán menos populares, y los trabajadores preferirán la opción de tener múltiples carreras y enfoques, debido a una mayor esperanza de vida y edad de jubilación. Las empresas deberán desarrollar una infraestructura que permita al personal ampliar sus capacidades y moverse horizontalmente dentro del negocio con mayor facilidad.

El Digital Work Space y las nuevas tendencias de contratación

Según las previsiones de IDC, en los próximos 7 años el 30% de las empresas europeas pasarán de estrategias y modelos de contratación de talentos tradicionales a enfoques virtuales, sin fronteras y orientados a tareas, integrando comunidades y plataformas en línea para adquirir habilidades y personal temporal y para 2021 el 45% de los trabajadores de Europa trabajarán por cuenta propia.

Si bien todas las industrias se verán afectadas por las nuevas tendencias en la cultura de trabajo, el transporte y los servicios profesionales, principalmente los servicios legales, TI o de consultoría, serán los verticales más impactados desde un punto de vista competitivo, y las plataformas emergentes desafiarán a los actores tradicionales existentes en estos sectores.

La adquisición de talento es a menudo el obstáculo más importante al que se enfrentan las organizaciones en su transformación digital.

Para competir mejor, las empresas deben adoptar enfoques dinámicos para acceder a las capacidades requeridas fuera de sus organizaciones y complementar así sus capacidades internas. De hecho, el 24% de las organizaciones en toda Europa admiten que no tienen suficientes personas con habilidades digitales, y encontrarlas fuera de la organización es un desafío.