Suscríbete al newsletter The NewNow

Y te mantendremos al tanto de los últimos artículos y noticias

Los campos marcados con * son obligatorios

Turismo y Tecnología, una pareja necesaria

Turismo y Tecnología es un binomio condenado a entenderse. La reputación online, el turista hiperconectado, la transición de una experiencia de cliente analógica hacia una más digital y el máximo aprovechamiento de cada una de las herramientas que van surgiendo son requisitos imprescindibles para cualquier empresa o profesional del sector.

El sector Turismo a vista de pájaro

Si decimos que el turismo es uno de los pilares fundamentales de la economía española, nadie debería sorprenderse.
La actividad turística se supera cada año. Supone ya más de un 11% de PIB nacional, genera el 30% de los puestos de trabajo del país y sigue creciendo a doble dígito rozando el 11% anual. Si esto no es suficiente, para que nos hagamos una idea de la magnitud del sector, España, un país de 42 millones de habitantes, ha recibido 82 millones de turistas en el último año.

Son cifras record y la tendencia indica que así seguirán, en las estimaciones más optimistas hasta 2040, apalancándose básicamente en el abaratamiento de los vuelos de largo radio que permitirán que los turistas procedentes de Norte América puedan visitarnos con mayor facilidad y la irrupción de los millennials asiáticos, concretamente los procedentes de China.

Dicho esto, el sector también debe afrontar numerosos retos.

¿Cómo mantener la reputación online frente a un turista hiperconectado que se informa antes y comparte durante y después del viaje? ¿Cómo hacer la transición de una experiencia de cliente analógica hacia una más digital sin que ningún segmento se sienta excluido? ¿Cómo conocer mejor al turista y predecir su comportamiento?, ¿Cómo promover el turismo sostenible?, ¿Cómo afrontar el fenómeno de la turismofobia? ¿Cómo afrontar los problemas de capital humano en términos formación y rotación?

Sin duda, se trata de cuestiones importantes en las que la tecnología juega un papel clave para adaptarse a las necesidades y exigencias del nuevo viajero digital, al entorno y la trasformación cultural de las empresas.

Empezaremos por describir brevemente al nuevo turista digital. El nuevo viajero demanda experiencias de viaje hiperpersonalizadas y acordes a sus gustos, reclama que toda la información relevante sea accesible de un modo sencillo, solicita herramientas de autogestión que faciliten la inmediatez de procesos y también valoran positivamente a los establecimientos comprometidos con el medio ambiente. A continuación, veremos cómo la tecnología puede ayudarnos a cubrir estas demandas.

Conocimiento del cliente y personalización de la oferta

Colocar al cliente en el centro siempre ha sido un objetivo de cualquier empresa de cualquier sector. En la era de las Data Driven Organizations, la tecnología permite convertir este ansiado objetivo en realidad gracias al Big Data, o como deberíamos llamarlo, Big Good Data.

Big Data no consiste en recopilar la mayor cantidad de información posible y almacenarlos sin más. Big Data debe responder a un plan en el que debemos ser capaces de reconocer la información relevante, debemos recogerla, democratizarla e integrarla con otras fuentes de información internas o externas, tenemos que tener claro qué es lo que queremos medir para enfocar la explotación del dato hacia ese objetivo y por último debemos utilizar toda esa información para tomar decisiones orientadas a negocio.

El Big Data puede, sin duda, ayudarnos a conocer mejor a nuestros clientes y nos va a permitir personalizar las propuestas.

Pero Big Data también puede ayudarnos a anticipar cambios en el mercado que nos permitan responder mejor que la competencia ante cambios de demanda o necesidades. Y dando un paso más, incluso podría ayudarnos a dimensionar nuestra plantilla día a día para que siempre tengamos el personal necesario en nuestro establecimiento. Estos son solamente algunos ejemplos de lo que nos podría aportar, pero en definitiva el Big Data y Data Analytics nos darán ventajas competitivas claras.

 

Transparencia y acceso a la información

En el mundo de las redes sociales, la economía colaborativa y los foros (en adelante RRSS), nuestro viajero digital tiene acceso a mucha información en el momento de la verdad. Es más, tiene tanta información, que hasta que ejecuta su primera compra ya hablamos de tres momentos de la verdad y en todos ellos debemos estar bien posicionados. Conseguir que el cliente efectúe una reserva es cada vez complicado debido a la alta competencia del sector y conseguir fidelizarlos al establecimiento o cadena, cuarto momento de la verdad, está al alcance solamente de los establecimientos excelentes.

Ya no es suficiente con tener una página Web atractiva y buenas referencias de los turoperadores, reseñas de particulares en buscadores de viajes, comentarios en el foro de una web especialidad, o un post en Instagram pueden ser claves para que la decisión se incline por nuestro establecimiento o por el de la competencia.

Realizar de manera adecuada escucha activa en RRSS se convierte en un asunto capital para cualquier organización. Controlar el ruido social, dar respuesta de manera adecuada y rápida, tener un modelo de comunicación omnicanal, generar contenido de calidad para las RRSS, son funciones que en las empresas actuales crecen en relevancia y que con las herramientas tecnológicas adecuadas pueden estar al alcance de cualquier organización.

Digitalización corporativa y de la experiencia de cliente

El nuevo viajero demanda inmediatez, se ha instalado en el paradigma de lo quiero lo tengo y lo exige en cada una de sus interacciones. Conseguir el equilibrio adecuado entre trato personal y trato digital es fundamental. La digitalización no debe ser excluyente, pues no todos nuestros clientes se encuentran en el mismo grado de madurez tecnológica. Adicionalmente, cada establecimiento deberá gestionar, en base a su estrategia, qué grado de autonomía quiere dar a sus huéspedes.

Deberá decidir hasta qué punto ciertas interacciones prefieren seguir haciéndolo en modo personal, para mantener ese contacto más humano en procesos que considere clave, y en cuales el contacto personal no es necesario y procede digitalizarlas.

En la parte de UX, la cantidad de tecnologías disponibles es muy amplia dependiendo del proceso sobre el que queramos intervenir, contar con una partner que nos pueda asesorar sobre cual es la solución tecnológica más adecuada, será de gran ayuda para acertar y convertir el proyecto en un éxito.

A nivel corporativo, disponer de herramientas de gestión flexibles y ágiles y que fomenten la colaboración y comunicación de los empleados del establecimiento hotelero, es clave para poder dar el servicio esperado. Ahora más que nunca trabajar en un Digital Workplace es necesario, pero esto no es posible sin un cambio cultural organizativo impulsado y apoyado desde todas las partes de la empresa.

Establecimientos socialmente responsables y sostenibles

La sociedad es cada más consciente de la necesidad de cuidar el medio ambiente. Antes solamente las grandes cadenas con departamentos de Responsabilidad Social Corporativa impulsaban medidas en esta dirección, ahora, por exigencias de los turistas, todos los establecimientos deben de estar comprometidos. Dicho esto, la conciencia ecológica, no debe quedarse en una mera medida estética que busque el reconocimiento y la mejora de la imagen de marca. Si este fuese el único fin, el objetivo solo se completaría de manera parcial.

Gracias al Internet de la Cosas, cualquier establecimiento puede sensorizar, monitorizar y controlar todos los elementos clave que les permita convertirse en un establecimiento sostenible. De este modo, el beneficio para los establecimientos es doble, se cumple y se puede certificar, con los beneficios que esto acarrea a nivel de marca, que estamos frente a un establecimiento eco-friendly y además está monitorización en tiempo real, permitirá hacer eficientes los consumos y estos ahorros irán directamente en positivo a la cuenta de resultados empresarial.

Mi visión sobre Turismo y Tecnología

Actualmente estamos en un momento en el que la tecnología no es un factor limitante para la innovación, es más, podría decirse que hay tecnología suficiente para resolver necesidades que aún ni nos hemos planteado.
Si el momento tecnológico acompaña y el sector, como todos los parámetros indican, se mantiene en crecimiento a doble dígito, la innovación será sin lugar a duda uno de los factores diferenciales para cualquier organización que busque la excelencia y éxito.

Pablo Soto Rodríguez 
Innovation Manager Corporate Segment Vodafone España