Suscríbete al newsletter The NewNow

Y te mantendremos al tanto de los últimos artículos y noticias

Los campos marcados con * son obligatorios

Interfaces táctiles curvas, de gran tamaño, en superficies difíciles y hasta en pantallas que no lo son

Aunque la tecnología, o mejor dicho las investigaciones para disponer de interfaces táctiles en los dispositivos electrónicos data de los años 60 del siglo pasado con los sensores capacitivos como el expuesto por E.A Johnson, y podemos considerar los cajeros automáticos como el primer uso realmente estandarizado, con la llegada del iPhone y sus derivados los dispositivos con esta funcionalidad se convierten en la primera opción de fabricantes y usuarios.

Departamentos de Innovación y Desarrollo de todo el mundo trabajan para adaptar esta tecnología a todo tipo de superficies y usos. Uno de los más recientes, en la pasada feria CES de Las Vegas, fue presentado por la compañía Neonode bajo el nombre Airbar, y permitirá a partir de su comercialización prevista en mayo de 2016 convertir cualquier laptop con sistemas operativos Windows o Chrome OS en un ordenador con pantalla táctil con sólo adaptar un pequeño periférico usb.

Discreto y pequeño, en varias medidas para adaptarse a las pantallas más habituales de 11.6, 13.3, 14 o 15.5 pulgadas, apenas distinguirá uno conectado a otro sin él.

El dispositivo es plug and play y basta alienarlo con la pantalla para que su software reconozca los gestos habituales de cualquier equipo touchscreen, tanto con los dedos como con sticks.

Gracias a un campo de luz invisible propia de la tecnología zforce AIR™ registrada por el fabricante. Dicho campo de luz reacciona a cualquier perturbación y reconoce movimientos como pellizcar, deslizarse, zoom y otros comandos de las pantallas Windows. Aunque, de momento, no soporta oficialmente Mac Os.

[youtube]https://youtu.be/p6VdbZxBoac[/youtube]

En cuanto a los avances en entornos más profesionales, compañías como Zytronic presentan desarrollos que aplican las funciones táctiles a superficies difíciles hasta hoy como las pantallas curvas. Una de sus primeras aplicaciones en la práctica es la nueva máquina tragaperras Aristocrat, que fue presentada en el Global Gaming Expo en Las Vegas.

La capacidad de interacción de estas interfaces no son inferiores al resto. Sussensores multi-touch pueden aumentar la densidad de los datos táctiles capturados por la pantalla, lo que aumenta significativamente la interacción de milisegundos manteniendo los tiempos de respuesta.

Sus sensores de contacto MPCT ™ soportan el gran formato con un máximo de 85 ” y reaccionan a un dedo o un lápiz conductor pero no a un descuido si se cae un libro, o el roce de una manga, lo que es ideal para aplicaciones de mesa. Afirman sus creadores.

Soporta hasta 40 puntos táctiles simultáneos, probados con productos diseñados para múltiples usuarios enriquecidos por las capacidades de los sensores MPCT ™ multi-touch. Mediante la creación de estas superficies en las que múltiples usuarios pueden interactuar simultáneamente, compartiendo sus experiencias, han surgido nuevas oportunidades para las empresas que utilizan pantallas táctiles.

[vimeo]https://vimeo.com/humelab/novotel[/vimeo]

 

Y, en el extremo opuesto del espectro de tamaño, pantallas convexas pequeñas también permiten dejar su huella. Con forma orgánica y táctil, las pantallas invitan al tacto del usuario, por lo que la interacción con la pantalla es difícil de resistir. Véase, por ejemplo, esta instalación de la exposición de prueba de concepto, que incorpora una multi-pantalla táctil convexa de 32 pulgadas, que debutó en InfoComm.
Para Zytronic, sectores minorista, galerías y museos o salas de exposiciones en las áreas de recepción, se pueden beneficiar de la adopción de las pantallas innovadoras de esta variedad.

[youtube]https://youtu.be/toC-IRJ6_M4[/youtube]

 

Un poco de historia.

No fue hasta 1983 cuando las pantallas táctiles se convirtieron en realidad con equipos como el HP 150 que utilizaba transmisores y receptores infrarrojos al rededor de un monitor Sony, que fallaban fácilmente por la simple acumulación de polvo. Sería Apple, diez años más tarde, con su anticipativo Newton la que utilizando un pequeño lápiz permitiera incluso reconocimiento de escritura. Aquél dispositivo no triunfó por ser demasiado avanzado, aunque le siguieron las PDA de HP y Palm, y el resto, ya es sobradamente conocido.