Suscríbete al newsletter The NewNow

Y te mantendremos al tanto de los últimos artículos y noticias

Los campos marcados con * son obligatorios

Silla de ruedas autónoma del MIT

La misma tecnología que se desarrolla para los automóviles autónomos puede emplearse en vehículos más pequeños como las sillas de ruedas y los scooters de ayuda a personas con movilidad reducida. Una alianza entre el MIT y la Universidad Nacional de Singapur lo están llevando a cabo.

SMART: Future of Urban Mobility

Las primeras pruebas con éxito se realizaron en 2016 durante una jornada de puertas abiertas del MIT, con el ensayo del software diseñado por investigadores del Laboratorio de Informática e Inteligencia Artificial (CSAIL) de del MIT, la Universidad Nacional de Singapur y el Singapore-MIT Alianza para la Investigación y la Tecnología (SMART).

Los investigadores habían utilizado anteriormente la misma configuración de sensores y software en ensayos de automóviles autónomos y carritos de golf, por lo que la nueva prueba completa la demostración de un sistema de movilidad autónoma integral. Un usuario con movilidad reducida podría, en principio, utilizar un scooter para bajar por el vestíbulo de un edificio de apartamentos, tomar un carrito de golf en el estacionamiento del edificio y recoger un automóvil autónomo en la vía pública.

El nuevo ensayo establece que los algoritmos de control de los investigadores trabajan tanto en interiores como en exteriores.

Los han probando en espacios más estrechos como el Corredor Infinito del MIT, que es un problema de localización muy difícil, siendo un largo corredor sin muchos rasgos distintivos. Puedes perderte a lo largo del corredor, pero los algoritmos demostraron funcionar muy bien en este nuevo entorno.

El sistema de los investigadores incluye varias capas de software: algoritmos de control de bajo nivel que permiten a un vehículo responder inmediatamente a los cambios en su entorno, tales como un peatón que atraviesa su camino; algoritmos de planificación de rutas; algoritmos de localización que el vehículo utiliza para determinar su ubicación en un mapa; algoritmos de construcción de mapas que utiliza para construir el mapa en primer lugar; un algoritmo de programación que asigna los recursos de la flota; y un sistema de reserva en línea que permite a los usuarios programar paseos.

Además, con la uniformidad del software, la información que un vehículo adquiere puede transferirse fácilmente a otra.

Antes de que el scooter fuera enviado al MIT, por ejemplo, fue probado en Singapur, donde usó mapas que habían sido creados por el carrito de golf autónomo.

Sillas de ruedas autónomas para interior de hospitales

Aprovechando una tecnología similar, el MIT y los investigadores de Singapur también han desarrollado y desplegado una silla de ruedas autodirigida en un hospital.

Encabezada por Daniela Rus, Andrew (1956) y Erna Viterbi Profesor de Ingeniería Eléctrica y Ciencias de la Computación y directora del Laboratorio de Informática y Inteligencia Artificial del MIT, esta silla de ruedas autónoma es una extensión de la  scooter autodidacta que lanzó el MIT el año pasado, y es un testimonio del éxito de la Alianza para la Investigación y la Tecnología Singapur-MIT o SMART.
Rus, que también es el investigador principal del grupo de investigación SMART Future Mobility, dice que esta nueva innovación puede ayudar a las enfermeras a centrarse más en la atención de los pacientes, ya que pueden obtener alivio del trabajo de logística que incluye la búsqueda de sillas de ruedas y pacientes en la compleja red hospitalaria .

“Cuando visitamos varias comunidades de jubilados, nos dimos cuenta de que la calidad de vida depende de la movilidad, queremos que sea realmente fácil para la gente moverse”, dice Rus.

Fuente: MIT News