Suscríbete al newsletter The NewNow

Y te mantendremos al tanto de los últimos artículos y noticias

Los campos marcados con * son obligatorios

Tableta con pantalla táctil enrollable como un papiro

Semejante a los antiguos papiros, un equipo de investigación de la Universidad de Queen ha presentado la primera pantalla táctil enrollable. El dispositivo está compuesto por una pantalla flexible de alta resolución de 7,5″ que puede enrollarse o desenrollarse alrededor de un cuerpo central cilíndrico impreso en 3D en el que se aloja la electrónica. Mediante dos ruedas giratorias en los extremos del cilindro, el usuario puede desplazarse por la pantalla. Si se encuentra un contenido interesante, la pantalla se puede desplegar y funciona como la pantalla de cualquier tableta. La combinación de peso ligero y diseño hace que sea mucho más fácil sujetarlo con una mano y cuando se enrolla, se puede usar como dispositivo de dictado, teléfono o controlador tipo ratón.

MagicScroll, el pergamino del siglo XXI

El Dr. Vertegaal, profesor de Interacción Persona-Computadora y director del Human Media Lab de Queen’s University explica: “Nos inspiramos en el diseño de pergaminos antiguos porque su forma permite una experiencia más natural e ininterrumpida de largas líneas de tiempo visuales”. Otra fuente de inspiración fueron los viejos sistemas de archivo de rolodex que se usaban para almacenar y explorar tarjetas de contacto.

La rueda del MagicScroll permite una acción de desplazamiento infinita para una navegación rápida a través de largas listas.

Desplegar el desplazamiento es una experiencia tangible que ofrece una vista de pantalla completa del elemento seleccionado.

Más allá de la pantalla innovadora y flexible, el prototipo también cuenta con una cámara que permite a los usuarios utilizar el MagicScroll enrollado como un dispositivo de control basado en gestos, similar al del “Wiimote” de Nintendo. Y las ruedas giratorias del dispositivo contienen actuadores robóticos que permiten que el dispositivo se mueva físicamente o gire en su lugar en varios escenarios, como cuando recibe una notificación, por ejemplo.

“Eventualmente, nuestra esperanza es seguir diseñando el dispositivo hasta algo tan pequeño como un bolígrafo que puedas llevar en el bolsillo de tu camisa”, dice el Dr. Vertegaal. “De manera más general, el proyecto MagicScroll también nos permite examinar las nociones de que las pantallas no tienen que ser planas, y que ‘cualquier cosa puede convertirse en pantalla’. Ya sea que se trate de una taza reutilizable hecha de una pantalla interactiva en la que puede seleccionar su pedido antes de llegar a un quiosco de llenado de café o un display en su ropa, estamos explorando cómo los objetos pueden convertirse en aplicaciones “.

©MagicScroll/Human Media Lab/ Queen’s University

Fuente: Human Media Lab. Descripción del estudio: Antonio Gomes et al. Magicscroll, Proceedings of the 20th International Conference on Human-Computer Interaction with Mobile Devices and Services – MobileHCI ’18 (2018). DOI: 10.1145/3229434.3229442

HoloFlex, el móvil precursor de MagicSccroll

Antes de presentar el dispositivo cilíndrico, los investigadores de Human Media Lab ya habían mostrado sus avances en pantallas flexibles con HoloFlex, el primer smartphone holográfico del mundo, capaz de renderizar imágenes 3D con paralaje de movimiento y estereoscopía a múltiples usuarios simultáneos sin seguimiento de cabezas ni gafas.

Por entonces, el mismo Dr. Vertegaal presumía de sus capacidades: “HoloFlex ofrece una forma completamente nueva de interactuar con su teléfono inteligente. Permite interacciones sin gafas con video 3D e imágenes de una manera que no afecta al usuario”.

HoloFlex presenta una pantalla táctil con LED de emisión orgánica flexible de alta definición (FOLED) de 1920×1080. Las imágenes se procesan en bloques circulares de 12 píxeles de ancho que representan la vista completa del objeto 3D desde un punto de vista particular.

Estos bloques de píxeles se proyectan a través de una matriz de microlentes flexible impresa en 3D que consta de más de 16,000 lentes ojo de pez. La imagen de resolución resultante de 160 x 104 permite a los usuarios inspeccionar un objeto 3D desde cualquier ángulo simplemente girando el teléfono.

Sobre la base del éxito del teléfono inteligente flexible ReFlex, HoloFlex también está equipado con un sensor de doblez, que permite al usuario doblar el teléfono como un medio para mover objetos a lo largo del eje z de la pantalla. HoloFlex funciona con un procesador Qualcomm Snapdragon 810 de 1,5 GHz y 2 GB de memoria. La placa ejecuta Android 5.1 e incluye una GPU Adreno 430 compatible con OpenGL 3.1.